dimecres, 17 d’abril de 2013

Magnetoterapia

El cuerpo humano utiliza el magnetismo natural para su funcionamiento, en los huesos hay depósitos de magnética destinados a intensificar el campo magnético. Allí donde la retención de calcio óseo es mas importante, la interacción de otro campo magnético va a modificar algunos procesos biológicos como favorecer el intercambio de cargas entre la membrana celular. ¿Qué es la magnetoterapia? Técnica terapéutica que consisten en la aplicación de campos magnéticos artificiales, en presencia de trauma o disfunción, controlando la frecuencia e intensidad de estos campos. El campo magnético terrestre ofrece a los seres vivos protección eficaz contra las radiaciones solares. La intensidad del campo magnético terrestre es de unos 0.5 Gauss en la actualidad. El campo magnético terrestre experimenta variaciones importantes. Los seres vivos están acostumbrados a este campo magnético y su ausencia provoca serios trastornos. En los astronautas ha podido observarse que al estar fuera del alcance del campo magnético terrestre, se presentan alteraciones del metabolismo del calcio con aparición de osteoporosis (Frecuencia de Resonancia de las Proteínas, NASA USA,1977). La magnetoterapia consiste en reproducir sobre la zona afectada el campo magnético terrestre al que todos estamos sometidos, lo que demuestra la inocuidad de la técnica. Mientras que el campo magnético es de 0.5 Gauss y constante, los campos magnéticos artificiales pueden elevarse a niveles superiores (180 Gauss máxima potencia de pico). Se puede controlar su frecuencia; la emisión del campo ya sea en forma continua o pulsante; la forma de impulso (sinusoidal, semisinusoidal, sinusoidal rectificado, cuadrado etc.) y el tiempo de aplicación. Generalmente en magnetoterapia se emplean campos magnéticos pulsátiles con frecuencias comprendidas entre 1-100 Hz y con intensidades mínimas de 5 Gauss y máximas de 100 Gauss. Puede diferenciarse la aplicación de campos magnéticos producidos mediante la corriente eléctrica los que constituyen la magnetoterapia propiamente dicha, de los campos magnéticos obtenidos mediante imanes naturales o artificiales que se conocen como imanterapia. Los campos magnéticos aplicados en medicina son de baja frecuencia y de baja intensidad. Bases Físicas de la Magnetoterapia Cuando la corriente eléctrica atraviesa un hilo conductor genera un campo magnético coaxial a dicho hilo. La densidad del campo magnético en un punto determinado, es directamente proporcional a la distancia que separa el punto considerado del hilo conductor, de la corriente.Si con este hilo conductor se forma una espiral en hélice, se obtiene un solenoide. Un solenoide es un conjunto de hojas magnéticas sucesivas y ordenadas según su polaridad norte-sur. Dicho solenoide se rige por las reglas de Maxwell o regla “del sacacorchos” que dice “el sentido de las líneas de fuerza del campo magnético engendrado por una corriente, lo determina el movimiento de un sacacorchos que avanza en el sentido de la corriente. En el interior del solenoide, el campo magnético creado será uniforme y orientado paralelamente al eje de la espiral que lo forma. La intensidad de este campo magnético se calcula: Intensidad = Amperios x número de espiras (en gauss) / Longitud (en metros) del solenoide. 1 Gauss = 1 Oesterd. 1 Gauss = 10-4 Tesla. El campo magnético generado, varía en función del tipo de corriente que atraviese el solenoide. Si la corriente es continua el campo magnético será continuo. Si la corriente es variable el campo magnético también lo será. Para efecto del tratamiento buscamos un campo magnético pulsante, se utiliza haciendo circular una corriente alterna a través del solenoide. Mecanismo de acción de la Magnetoterapia El mecanismo de acción de los campos magnéticos es sencillo. Si colocamos diversas partes del organismo en la zona de acción de los campos magnéticos, las líneas magnéticas atraviesan estas superficies totalmente y no solo actúan en los tejidos superficiales, sino que atraviesan todo el organismo, incluyendo los huesos y todos los órganos, llegando a la profundidad absoluta. Con su aplicación se alcanza a todas las células, iones de sodio y potasio que se encuentran en la célula y el sistema coloidal. Se origina un cambio del potencial eléctrico de la membrana celular, cuyo resultado es un intercambio iónico acentuado. Se mejora la circulación sanguínea en los vasos y capilares que se observa muy bien con la termografía. Aumentan las defensas orgánicas, lo que constituye uno de sus principales efectos. En experimentos recientes se demostró que la presión parcial del oxígeno en los tejidos puede aumentar en un 1.000% , cuando actúan sobre ellos campos magnéticos a una determinada intensidad y frecuencia. Ardenne en 1976 publicó que los estados deficitarios por falta de oxígeno en las células orgánicas, son mucho más frecuentes de lo que se suponía como causa primaria de numerosas enfermedades

1 comentari:

  1. Cuidado con estos temas!!!
    Moltes de les afirmacions que es fan en aquest article són o bé directament falses o bé no estan comprovades científicament.
    Cuidado, torne a insistir, hi ha molta "ciencia falsa" amb molts interessos econòmics amagats.

    ResponElimina