divendres, 2 de març de 2012

magnetismo


Un fósil magnético en el Sol



Misteriosas estructuras gigantescas (del tamaño de la Tierra), cuyas formas hacen recordar a los fósiles prehistóricos, aparecen sobre la superficie del Sol.



Un mapa del campo magnético de la saliente mancha solar 10926 filmada por Hinode en diciembre de 2006.  

"Este vídeo es un magnetograma —un mapa dinámico que traza el intenso campo magnético de las manchas solares", explica Guhathakurta. "El color negro representa la polaridad negativa (S), mientras que el blanco representa la polaridad positiva (N)".

Los datos fueron recolectados por la nave espacial Hinode, de la Agencia Espacial Japonesa, la cual fue lanzada al espacio en septiembre de 2006 en una misión realizada con el propósito de estudiar las manchas y tormentas solares. "Hasta el momento, este es el magnetograma de mayor resolución tomado desde el espacio", dice Tsuneta, investigador principal del proyecto Hinode en el Observatorio Astronómico Nacional de Japón, en Tokyo. "Nos está mostrando cosas que nunca antes habíamos visto".

Los magnetogramas son el mejor recurso para estudiar las manchas solares. ¿Por qué? A pesar de que las manchas solares parecen tener una consistencia sólida y robusta, la realidad es que no están hechas de materia. Las manchas solares son nudos de magnetismo creados por la dínamo interior del Sol. Nacidos de las entrañas del Sol, estos nudos saltan hacia la superficie solar desde donde pueden desplazarse, enlazarse, partirse y hasta parece que "nadan" .

"Algunas veces este proceso de desplazamiento y enlace se torna intenso", dice Guhathakurta. "Los campos magnéticos se desestabilizan y explotan, produciendo una poderosa llamarada solar". Los efectos son múltiples: estas llamaradas pueden interrumpir las comunicaciones en la Tierra, inutilizar satélites e inclusive pueden poner en peligro a los astronautas mediante las letales tormentas de radiación que producen. Y, del lado "bueno", producen las hermosas auroras boreales —las famosas luces del Norte. A pesar de que los investigadores han estado estudiando las llamaradas durante más de un siglo, todavía no pueden ofrecer un pronóstico preciso sobre su ocurrencia —algo que, sin duda alguna, sabrían apreciar los astronautas en órbita o en ruta hacia la Luna. Una de las metas más importantes de la misión Hinode es mejorar esta situación .

La calidad de los datos registrados con Hinode logró maravillar a los participantes del seminario "Viviendo con una Estrella". "La sensibilidad del Telescopio Óptico Solar Hinode es mucho mayor que la de cualquier otro telescopio que hayamos lanzado anteriormente. Esto permite a Hinode detectar hasta el más débil de los campos magnéticos". Observando el salto y flujo del magnetismo y las sorprendentes formas que emergen, "esperamos entender el comportamiento de las manchas solares y predecir sus erupciones”. ” .

Primero, sin embargo, tienen que enfrentarse al trilobite. "Todavía nos queda mucho por hacer para resolver este problema", dice Guhathakurta, "pero qué maravilloso es el problema que tenemos en nuestras manos".


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada